Planetware
Planetware

El tono del año trópico
Órbito de la tierra

Tono:             136.10 Hz = Do#
                       La1 = 432.1 Hz / 440 Hz - 31.4 cent
MP3                  Escuchar MP3
Tempo:          63.8 / 127.6 bpm
Color:            azul-verde
Chakra:         Anahata - Chakra Corazón (5. Vertrebra Torácica)
Efecto:            Calma, tranquliza, equilibra, distensa (med.: sedante)

Earth

El tono del año, Do# con 132.10 Hz es la 32. octava del año de la Tierra (Órbita). El color correspondiente (74. octava del año) es un turquesa con una longitud de onda de aprox. 500 nanómetros. El fundamento para este tono es la órbita de la Tierra alrededor del Sol. Por medio de este acontecimiento astronómico se produce el paso de los años en la Tierra, las estaciones de primavera, verano, otoño e invierno. Este es el segundo ritmo cósmico de nuestro planeta. Así como el ritmo del día resuena principalmente con el cuerpo, el cambio de las estaciones del año afecta principalmente el ánimo, la esfera del corazón.

En la India este tono es la nota fundamental de la Sitara y la Tambura y se denomina “Sadja”, lo que quiere decir: “Padre de los demás”. También la sílaba sagrada “Aum” se afina en este tono, como también en su mayoría la música religiosa y de templos. Muchas campanas y otros instrumentos suenan con este tono. Quién se sorprende aún que los hindúes hablen tanto del alma y de la transmigración de las almas, si sabemos que su música está afinada con el tono del alma. Las bases del sistema de afinación hindú están detalladamente explicadas en el libro “Die Kosmische Oktave – Der Weg zum universellem Einklang”. (La octava cósmica – El camino hacia la armonía universal).

Los antiguos hindúes llegaron a este tono por el camino de la meditación, se les fue dado por “abrirse al cosmos”, de manera intuitiva y contemplativa. Nosotros hemos derivado este tono de manera física y matemática. La coincidencia verdaderamente exacta de los resultados (en numerosas campanas e instrumentos estudiadas se ha mostrado que la diferencia muchas veces se encontraba en menos de un hercio) muestra una vez más que como microcosmos estamos en resonancia con el macrocosmos. Esta antigua afirmación de las ciencias herméticas se puede constatar científicamente con precisión.

El secreto del enorme efecto de la música meditativa hindú se encuentra simplemente en el hecho de que está afinada con el paso de las cosas, con el “Tao”. En este caso el paso de la Tierra alrededor del Sol. De esta manera no solo los instrumentos, sino también los músicos y la audiencia, están siendo afinados por el “Alapa”, el preludio de afinación musical, con este tono perpetuo, el Sadja. Todos los participantes están en unisonancia con el cosmos, quien encuentra su resonancia en el ser humano.

Este Sadja, también llamado Sa, es según la transmisión hindú el tono sempiterno, el que nunca cede, y se expresa, como ya mencionamos, a través de la sílaba “Aum”. El “Aum” es equivalente al “Amen” en la Iglesia. Amen significa nada más que “así es”. Cada quien puede comprobar esto por sí mismo escuchando música meditativa original de la India, o mejor aún, meditar con este tono, zumbar o cantarlo y dejarlo actuar, y ya se siente la fuerza que contiene este tono.

Si uno no está acostumbrado a cantar, simplemente se puede colocar el diapasón con 136.10 Hz (tono del año) en el esternón, mejor a la altura de los pezones o un par de dedos más abajo. Estos son los puntos 17 y 16 del meridiano psicológico frontal, llamado Ren-Mai. Estos puntos se encuentran a la altura del chakra del corazón, el Anahata chakra.

Si no se está solo, si se tiene una amiga o un amigo cerca, éste puede ponerte el diapasón en la espalda en la 5. vértebra torácica. Este punto pertenece al segundo meridiano psicológico, el Du-Mai. El efecto es similar como en el tratamiento en el meridiano Ren-Mai. El tórax entero empieza a vibrar, lo que tiene un efecto sumamente relajante. Es casi una sensación como si uno mismo estuviera cantando el tono. Si se hace vibrar y resonar la caja torácica por unos momentos a través de un diapasón, entonces es más fácil empezar a zumbar este tono suavemente. De esta manera es fácil entonarse ya que si se hace demasiado agudo o demasiado grave se puede sentir físicamente la diferencia de vibración como una pulsación. Así se puede hacer actuar este tono, dejando que las vibraciones fluyan con creciente fuerza a través del cuerpo entero. De esta manera no solo se sintoniza con este tono y así con el paso de las cosas, sino también se unifica con los monjes rezando en el norte de la India, en el Tíbet y en el resto del mundo, quienes meditan sobre la sílaba sagrada “Aum” y que cantan este tono.

Solo el/ la que haya meditado sobre este tono puede darse cuenta de la fuerza calmante de esta vibración y con cuánta paz inunde al alma si se sintoniza con este “Aum” con frecuencia.

En la medicina se utiliza este tono principalmente para la sedación. Siempre cuando se está tenso o contraído, o si se presentan hasta calambres o espasmos, este tono es el indicado. También se ha mostrado muy efecto contra dolores de cabeza crónicos. En este caso es muy recomendable el tratamiento con Fonopuntura unos dos dedos del lado izquierdo y derecho de la columna vertebral a la altura de la primera y segunda vértebra cervical.

Música meditativa que está afinada con este tono también tiene un efecto tranquilizante y está indicada para tratar nerviosismo e inquietud interior. Es verdaderamente maravillosa. Después uno se siente aligerado, agradablemente tranquilizado y mucho más receptivo. En la sociedad europea y norte americana la necesidad de esta vibración está desarrollada al máximo. El trabajo intensivo con este tono disminuye la necesidad de tranquilizantes y somníferos de manera drástica. Ya que las tensiones muchas veces son la causa de dolores, muchas personas necesitan mucho menos o ningún analgésico después de tratarse intensivamente con Fonopuntura o que mediten sobre esta vibración.

El tono del año Do# con 136.10 Hz es la mejor vibración para todas las personas estresadas, para deshacer bloqueos energéticos, para reestablecer un flujo sano de energía y para abrir el camino a la paz anímica interior.

 

Del folleto LOS TONOS DE LA OCTAVA CÓSMICA de Hans Cousto
Traducción: Rudi Wienand 2017