Planetware
Planetware

El tono del día solar
Rotación de la tierra

Tone:             194.18 Hz = Sol
                       a1 = 435.9 Hz / 440 Hz -16.1 cent
MP3                  Escuchar MP3
Tempo:          91.0 bpm
Color:            rojo-naranja
Chakra:         Muladhar - Chakra Raíz (Perineo)
Efecto:          Dinámico, vital, energético (med.: tonificante)

 

Earth

El tono Sol con 194.18 Hz (Hercios = Hertz, del Físico Heinrich Rudolf Hertz, 1857 – 1894) es la 24. octava del día solar de la Tierra. Lo que esto significa nos lo podemos imaginar de la siguiente manera: El diapasón vibra una vez en una 194. parte de un segundo. Si doblamos este período de vibración por 24 veces, tuviéramos un diapasón que tardaría un día entero para oscilar una sola vez.

Cada duplicación del tiempo de oscilación significa a su vez la bisección de la frecuencia y eso significa octavar. Octavar es la duplicación o la bisección de cualquier frecuencia.

La octava es el intervalo musical esencial de la armonía musical general. En cada tonalidad se repiten, de octava en octava, los mismos intervalos y las mismas denominaciones de los diferentes tonos. De todos los intervalos posibles, bajo el mismo nivel de energía, la octava manifiesta la mayor resonancia. Esta propiedad particular de la octava dio la pauta para aplicar la ley dela octava no solamente al rango de frecuencias audibles, sino también a todos los fenómenos periódicos, como por ejemplo la rotación de la Tierra o las órbitas de los planetas. Así el tono Sol con 194.18 Hz es denominado el tono del día según la definición musical clásica.

El conocimiento sobre los efectos mágicos de la octava es muy antiguo. Encontramos por ejemplo éstas inscripciones en las capillas de la Iglesia de Cluny en Francia:

“Octavus sanctos omnes docet esse beatos”
“La octava enseña a todos los santos a ser dichosos”

También la naturaleza se manifiesta según la ley de la octava. Así los impulsos electromagnéticos en la atmósfera de la Tierra son mayormente octavas exactas de la rotación de la Tierra. Los llamados “Spherics”, o “Atmospherics”, son impulsos electromagnéticos de baja intensidad y de corta duración en la atmósfera de la Tierra, que afectan al clima. Por medio de estas frecuencias emergentes es posible predecir si el clima cambia en los siguientes 1.5 a 2 días o no, si un frente de aire frío está por venir etc. Además se comprobó la influencia de algunos spherics sobre moléculas de proteína. Esto es relevante tanto para la medicina como para algunos sectores industriales, como por ejemplo las imprentas (en procesos de impresión de huecograbado, donde se utilizan películas de proteínas).

Los spherics aparecen en rangos estrechos de frecuencia entre 4 y 30 kilohercios. De las siete frecuencias principales conocidas tres están afinados con la frecuencia del Sol del día de la Tierra, dos de ellos en un Do (una cuarta del tono del día), una es un Re (una sexta mayor del tono del día) y una es un La (la segunda del tono del día). Es notable que la concordancia es más exacta que un milésimo! (Lit.: Hans Baumer: “Spherics”, Rohwolt 1979). Ahora bien, si nos sintonizamos con este tono Sol, entonces también nos sintonizamos con las frecuencias de los spherics que dirigen los cambios climáticos, como también con las estructuras microbiológicas y moleculares de la proteína. Así la afinación en esta frecuencia trae una armonización con la naturaleza y con uno mismo en muchos aspectos, no olvidemos pues cuántas diferentes proteínas existen en nuestro cuerpo y cuánto los necesitamos para la vida de nuestro cuerpo!

Gracias al trompetista inglés John Shore podemos hoy día llevar con nosotros una frecuencia específica en cualquier momento. Tocaba en la orquestra de Friedrich Händel y fue uno de los 24 músicos en la orquestra de Queen Anne. Jhon Shore tocó la trompeta en la coronación de Georg I en el año 1714 y fue miembro de la capilla real. En el año 1711 inventó el diapasón.

Con un diapasón no solamente se puede afinar un instrumento musical, sino también a uno mismo. Para ello se toma un diapasón firmemente de la manija con dos o tres dedos, los brazos del diapasón se pegan en la rodilla doblada o en la palma de la mano para hacerlas vibrar. (Nota de Planetware: Si se pega el diapasón repetidamente contra la rodilla u otra parte del cuerpo, se pueden causar dolor o moretones. Se pueden usar bloques de goma o algún objeto firme pero no duro) El diapasón “encendido” entonces se puede poner con la parte final de la manija en algún punto del cuerpo. Para ello se eligen preferentemente puntos tradicionales de acupuntura, así la vibración se lleva directamente al circuito energético del meridiano. Si usamos el diapasón con la frecuencia del tono del día Sol con 194.18Hz, obtenemos un efecto vitalizante y vigorizante. Así podemos energetizar el cuerpo.

Un punto especialmente efectivo (correspondiente al primer chakra) es el coxis. El punto inicial de la columna vertebral también es el punto inicial de la energía Kundalini, la fuerza serpentina que atraviesa todos los chakras. La activación de este punto con el tono del día le da fuerza a la Kundalini y despierta su fuego interior. El cuerpo entero es colmado de esta energía tonificante y uno se siente más despierto y vivo. Esta aplicación es especialmente recomendable por la mañana, después de despertarse.

La combinación de la Fonopuntura, como descrita arriba, con una terapia de colores puede aumentar el efecto. A este Tono Sol le corresponde en relación analógica de octavas el color naranja – rojo con una longitud de ondas de aproximadamente 700 nanómetros.

Música que esté afinada en esta frecuencia tiene un carácter dinamizador, actúa de manera activadora y vigorizante. Es apropiada para acompañar meditaciones dinámicas, en especial meditaciones grupales donde la danza y la expresión corporal son el foco central.

Para hombres se recomienda también una aplicación antes del acto sexual, ya que este tono no solo eleva el nivel energético en general, sino que actúa de manera específica sobre la tensión energética. De esta manera se puede prevenir eficazmente la eyaculación precoz. Particularmente efectivos son los puntos 11 y 12 del meridiano del riñón, unos 3 dedos del ombligo en el tercio inferior del abdomen.

 

Del folleto LOS TONOS DE LA OCTAVA CÓSMICA de Hans Cousto
Traducción: Rudi Wienand 2017